miércoles, 9 de agosto de 2017

0

La peli de hoy (41): “DEATH WEEKEND (1976)”. ¡Fuera de mi camino!


En el cine de terror existe un subgénero llamado rape/revenge que como su traducción literal seria violación/venganza ofrece exactamente eso: mujer o mujeres violadas y (auto)vengadas. Aunque, la violación, como tal, es toda una vertiente que va desde la humillación, pasando por la vejación y teniendo como acto final la violación (sexual) propiamente dicha como clímax de incomodidad para un subgénero tan realista como controversial, muchas veces el pack se vende solo cuando lo verdaderamente incomodo de este subgénero es como la brutalidad va de menos a más, tanto en la primera parte como en la segunda siendo la verdadera pregunta si lo primero justifica lo segundo. Dejando un lado lo polémico de este tipo de cine que empezó con una película llamada “La última casa a la izquierda”, la película de hoy, mientras se va viendo, tiene todo para pertenecer a este subgénero, incluso se podría decir que en su tercer acto estamos viendo una rape/revenge por sí sola. Aun así, y con la intención más o menos vista desde el primer plano de la carrera de coches, lo que inquieta en esta película va un poco más allá, logrando un final que se deja a la interpretación del espectador. No es revolucionaria en ese sentido, más bien flojea en todo lo antes visto previo al último tercio, especialmente, en esas informaciones que la película suelta como si más adelante tuviera un relevancia importante. La pareja que está viajando en auto suponemos tienen poco de conocerse; ella, nos dice, que es modelo; mientras que el, es un doctor dentista que el guion redunda en su profesión como algo especial (casi siempre para mal). De un momento a otro aparece un coche con tres idiotas dentro y el líder (y verdadero protagonista de la película) conduciendo. Empieza una carrera desenfrenada a lo “Meteoro”, y lo que supondremos un regusto por parte del director en este tipo de grabaciones ya que más adelante podríamos decir lo mismo con la escena del yate. Aquí hay otra información importante que se repite más de una vez, y es que la chica sabe de autos. Más información tenemos al principio diciéndonos que la casa a la que van a parar estos dos está completamente aislada. Y ya solo como un detalle muy avisado en el breve tour por los exteriores de la casa conocemos un pantano como advertencia de que “alguien” podría ser víctima en él.

El guion trata de poner todo en su sitio como para evitar errores. Además que la premisa de choque entre gente de dos mundos no solo es “parte de” el género sino también esta vista en películas como “La naranja mecánica” (a la que podríamos decir fácilmente que esta es un remake, especialmente, en los asaltos de la pandilla).  La verdad que el guion solo pone en primer plano lo que se puede comprar con el dinero y el verdadero valor de este siendo representado en un espacio físico/natural, siendo el trasfondo que el doctor dentista está acostumbrado a llevar mujeres a ese sitio solo con la intención del sexo y otras filias. La misma intención tiene el director al presentarnos a los personajes en esa carrera improvisada en plena carretera. Siendo un previously de la cobardía del doctor y su preocupación por el coche, y de lo que desembocara en una escena particular más adelante y que estará cargada de unas intenciones al sometimiento y/o violación consentida mezclada, diría yo, hasta con cierto romanticismo final. Después, la película llega a un caos voluntario en hacer de esos tres imbéciles unos trogloditas que destrozan todo, especialmente, cristales. El descubrimiento de la filia del doctor dentista es intrascendental. Suponemos que la muerte de los dos borrachos de la gasolinera será importante ya que vemos aparecer un policía poco más adelante, pero no. Mientras que a partir de la violación tenemos tres escenas memorables de muertes (quitando la tercera que está muy vista desde el principio, aunque se salva por lo que ella “empuja”) que si bien son tópicos ya sea por el lado de que la muerte llegue en el mismo instante del “clímax masculino” (vista también de una forma más particular en “La última casa a la izquierda”) o esa complicidad de uno de ellos junto con la astucia improvisada de la chica que terminara dándole un toque de efectismo, termina siendo el enfrentamiento final contra el líder lo que dará la inquietud de que la protagonista termina enamorándose de su agresor. Ella en algún momento dice “no me gustan los que hacen de tontos”, y por lo que vemos, el menos tonto de los hombres termina siendo Lep. Para terminar la idea inicial, Death Weekend o "Fin de semana sangrienta" en español, termina siendo mas un survivor femenino que una rape/revenge en todas las de su ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si has aguantado hasta aquí seguro tienes ganas de comentar. Sobre todo si quieres darme apoyo moral ya que es lo único que gano porque si crees que solo me dedico al blog porque me sobra el tiempo... estas en lo correcto.

Ya en serio te advierto que en este blog no hay censura, así que aprovecha para sacar todo el odio dentro que tengas reprimido, siempre y cuando no sea contra mi. Aun así si dices u ofendes al autor de este blog, no hay paltas, después de todo hay cosas peores de las que tengo que preocuparme. No por algo tengo habilitada la opción de "anónimo", así que aprovéchala.

No te preocupes por las faltas de ortografía, si haces spam a tu pagina no seas tan descarado de solo dejarme la url, si tienes alguna duda quizás pueda ayudarte, sin compremeterme a nada y de ya te advierto que no lo se todo, aunque estoy muy cerca de saberlo.

Este blog generalmente hablo de anime, cine, manga, comic y series de tv si te interesa algún tema recuérdamelo comentando y mientras mas largo mejor (obviamente me refiero al comentario).

Powered by Jasper Roberts - Blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...